20091210

Caminata nocturna en Love menor

Beto llevaba caminando mas de 4 horas seguidas, completamente solo la ultima de ellas. Los cigarros se sucedian uno tras otro, algunos extinguiendose sin siquiera haber tocado los labios de un Beto completamente ensimismado en sus pensamientos. No hay nada como una mujer para complicar la existencia a alguien... y si ese alguien es Beto las probabilidades se multiplicaban. Si a esto le agregamos que la mujer es Camila, nuestros numeros toman proporciones astronomicas. Desde el momento que ella se aparecio en el bar, hasta una hora atras que el la habia dejado en su casa, Beto habia pasado de la sorpresa al resentimiento, del resentimiento al cariño, del cariño a la pronta adoracion... y de ahi habia caido en la mas grande confusion que se pueda imaginar. Una confusion solo comparable a la causada por la desparicion de Camila.
Su historia se remontaba unos 6 años en el pasado, a pesar de que se habian conocido hacia ya mas de diez. Los presentaron unas tres o cuatro veces antes de que se dieran cuenta de que ya se conocian, y aun asi pasaron dos años antes de que fueran mas alla de un simple "hola". Gracias a la ciencia no podre decir que eran como agua y aceite, pero sus diferencias estaban a la vista de cualquiera. Beto hacia la bulla que rompia la concentracion de Camila, organizaba las fiestas y borracheras que ella despreciaba, el era el caos personificado mientras ella era el orden. No entenderian por mucho tiempo que tenian mucho que aprender uno del otro y que era eso justamente lo que los uniria... Un aprendizaje que los ayudaria a encontrar el equilibrio en sus vidas, y que los haria por demas especiales. Pero faltaba mucho para llegar aun a eso.
Sus vidas tomaron sendas completamente distintas y dejaron de verse unos 3 o 4 años, hasta que un dia, haciendo limpieza de su cuarto, Beto encontro un papel con el numero de celular de Camila. En un momento regido completamente por el instinto la llamo y la invito al cine. Y en un momento completamente regido por el destino, Camila dijo que si. Si alguno de los dos lo hubiera pensado dos veces, o Beto no la invitaba o ella no aceptaba. Y entonces ahora no tendria nada de que escribir, asi que mejor no teoretizare al respecto. Si no hubiese sido Camila, alguna otra chica hubiera atormentado y enamorado a Beto, pero la historia seria distinta, y no creo que llegara a gustarme tanto como esta.
Resulto que ademas del cine, compartian el gusto por el cafe y los libros. Y lo que pudo haber sido una salida aislada se convirtio en una sana costumbre para ambos. Camila era un oasis de paz y tranquilidad para la vida agitada y bohemia de Beto, mientras que el era una ruptura en la agobiante rutina de ella. Poco a poco se dieron cuenta que se complementaban mas y mas, y un primer beso llego. Un beso extraño como ellos mismos, dado fugazmente y tal vez con mas cariño que pasion. Pero un primer beso al que se sucedieron otros mas. Ellos no tenian una relacion pues estaban fervientemente convencidos de que las relaciones no funcionaban. Incluso la unica regla que tenian para seguir juntos era que no valia enamorarse. Tenian historias por ahi, cada uno por su lado, a veces dejaban de verse semanas enteras, pero siempre volvian uno al otro. Lo suyo era una amistad y un poco mas.
Pero para un sentimentaloide como Beto esa relacion lo era todo, y cuando Camila decidio viajar a una beca de estudios en Mexico por dos años, el mundo se le vino abajo. No fue solo el viaje, sino la manera en que ella hizo todo, a escondidas y viajando sin mas despedida que una llamada con un simple "como estas" (una llamada que Beto despues se daria cuenta fue hecha desde el aeropuerto) y un correo ya desde Mexico, despidiendose. Ella habia sido su ancla a la realidad. Por ella habia cambiado las noches de juergas por noches, quizas algo mas largas, de estudio, ayudandola cuando tenia examenes. Por ella habia cambiado la cerveza de las 6 por un cafe a las 8. Y ahora que no estaba ella se sentia simplemente perdido. Fueron tres años de regresion total, de vuelta a las andadas nocturnas, de vuelta a los excesos, de vuelta a una vida que pasaba tan rapido que una semana podia confundirse con un dia, y un mes pasaba sin dejar nada de valor en la vida de un chico sin rumbo. Poco a poco fue haciendo nuevas amistades, y logro alejar a Camila un poco de su mente, pero la perdida de Beto era epica, como solo podia ser en una naturaleza tan romantica como depresiva.
Ya por esa epoca Paloma figuraba en su vida, pero fue la desaparicion de Camila lo que la llevo a ocupar ese papel estelar en la historia de nuestro suicida en potencia. Y fue por la misma Camila que Beto decidio que no podia tener nada con Paloma, a pesar de que sabia a ciencia cierta de que seria mil veces mas feliz con ella que con la fugitiva. Paloma primero se convirtio en su compañera de juergas, para despues alejarlo de a pocos de ese mundo, el mismo que Beto decia solo servia para "cazar historias". Historias que nunca escribia, estancandose mas y mas.
Fue asi Beto se encerro en su mundo de escritor frustrado, de bohemia nocturna, de musica y Paloma. Las coincidencias de la vida quisieron que las dos mujeres mas importantes en su vida se conocieran y que incluso hubieran tenido algunas desavenencias en su epoca pre- Beto. Ironica predisposicion que Paloma convertiria en un odio intenso hacia una Camila que no sabia nada de esta situacion.
Y ahora Camila habia vuelto una vez mas, tres años despues de desaparecer dejando un correo de despedida y nada mas. Y su sola aparicion ya habia llevado a una pelea entre Beto y Paloma, la mas grande hasta ahora. Y ahora mientras seguia deambulando por las calles Beto no encontraba la paz. La paz que habia sentido mientras caminaba con Camila. De la mano de ella, ya que con una naturalidad increible habian caminado la mayor parte tomados de las manos. Casi sin darse cuenta habia estado a punto de besarla mas de una vez, pero un extraño temor al rechazo lo habia detenido. Habian hablado de todo un poco, habian recordado viejos tiempos, y hasta habian hecho uno que otro plan. Parecia que el tiempo no habia pasado para nada entre ellos. La complicidad brillaba en sus ojos, y habia una cierta tension sexual entre ellos que Beto no habia sentido antes, al menos no con tanta intensidad. Pronto se dio cuenta que no solo queria besarla sino mucho mas. En todo el tiempo que habian pasado juntos tuvieron mas de una situacion donde sucedieron ciertas cosas digamos "mas avezadas" que lo normal, pero nunca habian tenido relaciones. Ahora Beto sabia que deseaba a Camila. Y casi podria jurar que ella a el tambien. Habia sido una noche increible, tan o mas increible que las noches que compartian años atras. Solo hubo un momento de aparente tension, que Camila resolvio sin problemas. Y es que habia una pregunta que Beto no podia dejar de hacer:
- Y ahora finalmente sabre porque te fuiste asi?- La mirada de Beto, aunque trato de evitarlo era casi acusadora, habia resentimiento en sus ojos oscuros.
Camila se vio sorprendida, por un segundo no supo que decir pero las palabras salieron cantarinamente de sus labios: - Por las mismas razones que siempre lo hacia, por ver tu carota cuando apareciera y para poner tu mundo de cabeza. Ademas, relajate que nunca volvere a irme.

Si, Beto llevaba horas ya caminando, y podria seguir caminando el resto de su vida y aun asi no sabria que hacer...

No hay comentarios.: